Loading

Internet da una gran oportunidad a las personas que quieren hacer negocio ya que es muy fácil encontrar personas que puedan estar interesadas en comprar tus productos o servicios. Sin embargo también es una herramienta muy útil para los estafadores ya que pueden esconderse detrás de una pantalla haciéndose pasar por un vendedor y engañar a un posible cliente.

Por suerte, los estafadores dejan algunas pistas que les delatan y como no queremos que ninguno de nuestros lectores sea estafado, os las vamos a descubrir en este articulo.

Si vais a comprar en una página web debéis fijaros en la parte superior izquierda del buscador de Google Chrome donde aparecerá una etiqueta junto a la dirección.

Como veis, en la página de Swiftflats tenemos el respaldo de Google, que demuestra que somos una página que cumple con todas las normas establecidas. Si vais a comprar algo en una página que no tiene la etiqueta de seguro no introduzcáis ningún dato bancario ni personal ya que probablemente no se les vaya a dar un uso correcto.

Por otro lado, muchos de los estafadores no hablan el mismo idioma que tu, por lo que van a tener que traducir su mensaje para que lo entiendas. Esto ocurre mucho en páginas de segunda mano. Si recibes un mensaje con varias faltas de ortografía o falta de coordinación sintáctica no confíes en ese vendedor y trata de hacerle más preguntas para ver cual es su intención real.

Por último, uno de los recursos más utilizados por quienes suelen comprar en Internet, es buscar referencias del vendedor en Internet para obtener algún testimonio previo de algún cliente que pueda decirte si es buena idea o no comprar en ese sitio web.

Deja un comentario

Top